Global | Agua y clima | ALIN

Creciente importancia de los sistemas alimentarios sostenibles durante la COP

Han pasado casi dos meses desde la 28ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), celebrada en la Expo City de Dubai (Emiratos Árabes Unidos). Antes de la COP28 había grandes expectativas sobre el progreso de las negociaciones en torno a los sistemas alimentarios sostenibles, sobre todo teniendo en cuenta que la Cumbre de la ONU sobre Sistemas Alimentarios, la Conferencia de la ONU sobre el Agua 2023 y la Presidencia de la COP28 se habían comprometido a lograr sistemas agroalimentarios e hídricos con un balance neto cero, positivos para la naturaleza y resilientes.

A diferencia de las COP anteriores, hubo un aumento significativo de la importancia de los sistemas alimentarios sostenibles. La COP28 arrancó con un anuncio durante la Cumbre Mundial de Acción por el Clima (CMAC), cuando 134 países respaldaron la Declaración de los EAU de la COP28 sobre Agricultura Sostenible, Sistemas Alimentarios Resilientes y Acción por el Clima.

Estos países representaban por sí solos 5.700 millones de personas, el setenta por ciento del consumo mundial de alimentos y el 76 por ciento de las emisiones totales del sector agrícola. Posteriormente, otros 25 países se adhirieron a la Declaración, con lo que el número de signatarios asciende a 159 países.

Aplicación de la Declaración de los Emiratos sobre Sistemas Alimentarios Resilientes, Agricultura Sostenible y Acción por el Clima en el Teatro Al Waha durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP28 en Expo City Dubai el 10 de diciembre de 2023, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (Foto de COP28 / Christophe Viseux) – Flickr.com

La Declaración pretende, entre otras cosas, fortalecer los esfuerzos respectivos y compartidos de los países para perseguir un compromiso amplio, transparente e inclusivo mediante la integración de la agricultura y los sistemas alimentarios en los Planes Nacionales de Adaptación, las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, las Estrategias a Largo Plazo, las Estrategias y Planes de Acción Nacionales sobre Biodiversidad y otras estrategias relacionadas antes de la convocatoria de la COP30.

Los países revisarán los avances en la aplicación de la Declaración durante la COP29 y estudiarán los próximos pasos en 2025 y más allá. Aunque la Declaración no es jurídicamente vinculante, significa la intención de los países de integrar la alimentación y la agricultura en sus planes climáticos para 2025.

Asimismo, por primera vez, la COP dedicó un día entero a la alimentación y la agricultura. Esto supuso una mejora en comparación con la COP27, cuya cuarta jornada temática se centró en la adaptación y la agricultura. Mientras que la COP27 contaba con cinco espacios para eventos («pabellones» en el lenguaje de la COP) en la Zona Azul centrados íntegramente en la alimentación y la agricultura, la COP28 disponía de un edificio entero que albergaba pabellones sobre alimentación y agua.

Bob Aston, de ALIN, moderador de un acto paralelo sobre la capacitación de las pequeñas agricultoras.jpeg

Otro hito importante fue la creación del Programa de Apoyo Agroalimentario de Sharm-El Sheikh. La iniciativa, de tres años de duración, pretende impulsar el consenso dentro del proceso de la CMNUCC y, en última instancia, permitir a los países y regiones desbloquear la financiación y el apoyo a los agricultores, productores de alimentos, pequeñas agroindustrias y comunidades locales.

Posiblemente el momento más importante y esperado fue la primera Evaluación Global (GST) de la COP 28. El proceso para que los países y las partes interesadas vean en qué han avanzado colectivamente hacia el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París fue clave, sobre todo porque diferentes informes han demostrado que no estamos en el buen camino para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

La decisión final del Global Stocktake(GST) mencionaba salvaguardar la seguridad alimentaria, acabar con el hambre, mitigar las vulnerabilidades en la producción de alimentos relacionadas con el cambio climático y proteger los sistemas hídricos. También fomenta la aplicación de soluciones integradas y multisectoriales, como la gestión del uso de la tierra, la agricultura sostenible, los sistemas alimentarios resilientes y los enfoques basados en los ecosistemas.

La financiación adecuada de los sistemas alimentarios sostenibles siempre ha sido un reto. Sin embargo, el Día de la Alimentación, la Agricultura y el Agua de la COP28 logró importantes compromisos para hacer frente a los efectos del cambio climático y mantener el objetivo de 1,5 ºC a nuestro alcance. Esto incluyó la movilización de más de 7.100 millones de dólares para acciones positivas para el clima en el sector del sistema alimentario.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) también puso en marcha la Hoja de ruta mundial para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS2) sin superar el umbral de 1,5 °C. La hoja de ruta hace hincapié en la relación simbiótica entre la transformación de los sistemas agroalimentarios y las acciones climáticas, e insta a movilizar financiación climática para su aplicación. Identifica 120 acciones e hitos clave en diez ámbitos. Estos ámbitos incluyen energía limpia, cultivos, pesca y acuicultura, pérdida y desperdicio de alimentos, bosques y humedales, dietas saludables, ganadería, suelo y agua, y datos y políticas inclusivas.

Bibong Widyarti, Miembro del Consejo Inofo de Indonesia habla durante Agricultores y Productores Tradicionales en el Corazón de la Transformación de los Sistemas Alimentarios en el Teatro Al Waha durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP28 en Expo City Dubai el 10 de diciembre de 2023, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (Foto de COP28 / Christophe Viseux) – Flickr.com

En cuanto a las emisiones, su objetivo es reducir las emisiones de metano de los sistemas agroalimentarios en un 25% para 2030 con respecto a 2020, lograr la neutralidad de carbono para 2035 y transformarlos en un sumidero de carbono para 2050, capturando 1,5 gigatoneladas de emisiones de gases de efecto invernadero al año.

A pesar de los diversos hitos alcanzados durante la COP28, las Partes no lograron un gran avance en el trabajo conjunto de Sharm el-Sheikh de cuatro años sobre la implementación de la acción climática en la agricultura y la seguridad alimentaria (SSJW). La COP28 exigió a las partes que establecieran una hoja de ruta para la SSJW. Entre otras cosas, se acordó un conjunto de temas para tres talleres, se creó un portal en línea para la presentación de propuestas en el marco de los talleres y se determinó cómo realizar y sintetizar el trabajo.

Las negociaciones sobre el SSJW comenzaron con pocos avances, ya que algunos países eran partidarios de empezar de cero. Por el contrario, otros apoyaron el uso de la nota informal preparada durante las últimas sesiones del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT) y del Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE) en Bonn en junio de 2023. La nota informal recogía elementos del SSJW basados en las opiniones de las Partes. Esto incluía los temas de los talleres y la puesta en funcionamiento del portal en línea.

La propuesta de crear un grupo de coordinación para facilitar la aplicación de la SSJW también se convirtió en un punto de fricción, ya que los países no se ponían de acuerdo sobre su estructura, mientras que otros expresaban su preocupación por lo que conseguiría y por los costes que supondría para el grupo de coordinación la celebración de reuniones adicionales.

El aplazamiento de las negociaciones sobre el trabajo conjunto hasta junio de 2024 demuestra que aún queda mucho por hacer para garantizar que los países den prioridad a abordar los retos a los que se enfrenta el sector agrícola. La mayoría de los países en desarrollo también creen que esto podría dar lugar a una reducción de las inversiones de financiación climática para la agricultura y la seguridad alimentaria a corto y medio plazo. Del mismo modo, aunque la decisión final del Global Stocktake(GST) mencionaba los sistemas alimentarios, la mayoría de los delegados deseaban que el lenguaje del documento final hubiera ido más allá para reconocer el enorme potencial de mitigación de los sistemas alimentarios y alejarlos de la dependencia de los combustibles fósiles.

A medida que la atención se desplaza hacia la COP29 y la COP30, todo el mundo mira ahora hacia la COP30 con la expectativa de que se produzcan avances significativos en los sistemas alimentarios, ya que se espera que los países aceleren la ambición en su próxima ronda de planes de acción climática prevista para 2025.

Bob Aston trabaja como responsable de proyectos en la Red de Información sobre Zonas Áridas (ALIN),
baston@alin.net

Imagen destacada cortesía de flickr.com

Agrega tu voz


Únase a Voices for Just Climate Action y marque la diferencia en su comunidad local

Únete a nosotros

Más información sobre lo que nuestros socios están haciendo en sus territorios

Únase a Voces para una acción climática justa

VAC tiene como objetivo ampliar la acción climática adaptada al contexto local y a desempeñar un papel fundamental en el debate global sobre cambio climático. Contacte con nosotros para más información sobre el programa, nuestra agenda y cómo colaborar con nosotros, aquí info@voicesforclimateaction.org.

Inscríbase al boletín